Cumplió 100 años esquiando en una pista para él en Snowbird

George Jedenoff pidió a sus nuevos compañeros de trabajo recomendaciones sobre algún pasatiempo a hacer cuando llegó a Utah en 1960 desde su Rusia natal. Le dijeron que había bolos… y el puente. Ponerse a mirar el rio no le cautivó, pero lo que sí captó su atención y se convirtió en su pasión durante 57 años (y contando), fue el esquí. Después de aprender este deporte a los 43 años, Jedenoff ha tallado el polvo de casi todas las estaciones de Utah.

Este pasado miercoles celebraba su cumpleaños número 100, y lo hizo haciendose un par de bajadas en Snowbird. “Realmente esperaba ir a hacer heli-ski hoy, pero ya están los aparatos parados”, dijo Jedenoff con una sonrisa en la boca. Los operarios prepararon un trozo de la Chip’s Run, una pista suave de esta estación de Utah, comenzando en la parte superior del telesilla Peruvian, y finalizando unos centenares de metros más abajo. El ‘muchacho’ cumpleañero se presentó con el traje de esquí completo, incluyendo el parche para su chaqueta del “100+ Ski Club”. Bajó la montaña con facilidad pese a su avanzada edad.

El centenario atribuye su habilidad para haber alargado tanto su capacidad para seguir esquiando a un régimen que comenzó hace 30 años: 15 minutos de una hora de ejercicio cada mañana antes del desayuno, junto con una dieta saludable.

“Saber que podría esquiar un año más, es un incentivo para mantenerte en forma. El secreto con el que me he encontrado es que tienes que hacer de este deporte, una parte de tu vida.”

Con Jedenoff, que ahora vive en California, esquia casi siempre Jim Wilson. Los dos comenzaron con sus hermanos en Park City hace más de medio siglo, cuando Wilson tenía 9 años. Jedenoff por entonces también era un ‘niño de unos 40 años’. “Él siempre cuidaba de nosotros”, recordaba Wilson a la prensa este pasado miercoles. Ahora a sus 62 años es instructor de esquí. “Nos animó a meternos en la escuela de esquí”. Otro colega de esquí tan joven como él es Bob Murdoch, quien a sus 93 años sigue esquiado con Jedenoff. Lo hacen juntos desde hace 20 años.

“No podría haber ningún esquiador más merecedor de este honor que él. Sé que hay otros que tienen102 o 103 años y siguen esquiando, pero no lo hacen como él… muy, muy suave”.

Después de hacers las bajadas, regalaron un pastel y una placa a Jedenoff, ambos decorados con su mantra personal: “La edad es sólo un número”. Los amigos esperan que regrese el año que viene para hacer unas cuantas vueltas en un sprint 101.

“Nunca se sabe lo que la vida va a traer, pero esperamos que podemos verlo de nuevo el próximo año. Le dijo a la patrulla de esquí: ‘Asegúrese de guardar bien los esquís, los voy a necesitar el próximo invierno’.”
Fuente de la Noticia: http://www.nevasport.com
Categories: Deportes, Noticias
Share: